jueves, 17 de diciembre de 2009

Premio del Amante Literario

Entrañable premio del Amante Literario deja en esta puerta Carnets un ser sumamente admirado por estos lados desde su blog http://carnets-pedro.blogspot.com/.





Sus condiciones, también: Mostrar la imagen del premio, agradecerlo a quien lo ha concedido, decir por qué amo tanto leer.
Porque puedo viajar en el tiempo ser parte de la revolución
Puedo jugar eternamente como si el tiempo no existiera
Porque nada reemplaza los designios de nuestras confabulaciones
Comparto este premio con:
http://www.siemprejoventodo.com/
http://cabreraramirez.blogspot.com/
http://1600producciones.blogspot.com/

viernes, 27 de noviembre de 2009

Soy Juan de la calle







Soy nacido en cualquier villa
me llaman Juan de la calle
diarero por la mañana
y lustrabotas de tarde.
Soy nacido en cualquier villa
me llaman Juan de la calle.

A mí me enseñó el baldío
a gambetear por la orilla
que la vida por el centro
le pone la zancadilla
A mí me enseñó el baldío
a gambetear por la orilla.

Mi barquito de ilusión
rema contra la corriente
y con el hilo del alma
busca el sol mi barrilete.
Mi barquito de ilusión
rema contra la corriente.


Mi padre en un carro viejo
pasó comprando botellas
y si la vida no cambia
yo he de seguir con su estrella
Mi padre en un carro viejo
pasó comprando botellas

Como soñar nada cuesta
yo tiro al río mi anzuelo
a ver si una noche de estas
puedo enganchar el lucero.
Como soñar nada cuesta
yo tiro al río mi anzuelo

Al terminar la jornada
no tengo mejor fortuna
que meterme en los bolsillos
la moneda de la luna
Al terminar la jornada
no tengo mejor fortuna.



Estribillo
Soy de una villa y disculpe
el diablo en cualquier lugar,
el indio de la comparsa
cuando llega el carnaval
Soy de una villa y disculpe
el diablo en cualquier lugar.

Autor: Chaqueño Palavecino

viernes, 30 de octubre de 2009

Dr. Abel Albino - Desnutrición en la Argentina

Me encantaría contarles un bello cuento…
Pero si quedan dudas de la subjetividad del mensaje comparto este video con quienes le interese.
Ahora si están advertidos, no se busca impacto bajo imágenes o refutaciones mediocres.
El mensaje puede o no en base a nuestras acciones ser apocalíptico o reflejar un final diferente a largo plazo.
Dr. Abel Albino,


En palabras del Dr. Abel Albino - Presidente de la Fundación CONIN.


Políticas Sociales










Este mismo informe mucho más extenso salio en Crónica TV que sin duda responde a los dictámenes claros de lo que se le permite informar, o sea que la base utilizada para dar a conocer este acontecimiento no es producto de una campaña publicitaria de un medio corporativo que esta buscando una explosión social. Sino que es la única fuente que da a conocer y a mi gusto de manera bastante escueta, este tristísimo acontecimiento.
El Impenetrable es una de las zonas más aisladas y menos pobladas de la Argentina. Allí los indígenas wichís sobreviven mientras su cultura agoniza.
Con anterioridad he hecho alusión a la exterminación de una sociedad que se esta segregando, no ya entre porteños y provincianos sino entre aquellos que pueden subsistir sin la penosa ayuda social, que esta viciada de todo tipo de corrupción que se fortalece con favores políticos.
Cuando existe, claro esta.
Muchas veces nos preguntamos si cierta la aseveración de “cada pueblo tiene el gobierno que se merece”, y la respuesta tambalea cuando vemos que en el Chaco una vez más han votado a aquellos que los exterminan poco a poco.
Tiempo después vemos como son llevados en camiones a votar a cambio de comida y colchones.
Ahí toda mi teoría cae, pues sin duda yo puse mi voto pensando en mis requerimientos y en el de ellos, pero con la panza llena mi acto no ha sido viciado, no así el de ellos. Pero quien podría juzgarlos. Yo al menos, no.

Para completar el informe cabe aclarar que policía de civil con balas de gomas, golpeo a mujeres, hombres y niños, sacándole todo lo que habían obtenido de aquel galpón. Y la represión no tuvo límite alguno.

Texto: Susurros
Fotografia:http://www.taringa.net/posts/imagenes/1347433/Impenetrable-Chaque%C3%B1o.html

domingo, 25 de octubre de 2009

Viaje sensorial a la infancia







Basado en la obra De Profesión maternal.
Autora:Griselda Gambaro

Usted me pregunta por Matilde, si la conozco es aquella niña rubia y de tes blanca, esa, la que va ahí, alta y delgada, que camina llevándose el mundo por delante, esa es. No me juzgue de mala manera, yo le cuento solo porque usted me ha preguntado si la conozco y déjeme decirle algo, aunque me vaya al mismísimo infierno, esa nena (se persigna), así como la ve a punto de quebrarse cual muñequita de nácar es mala. No se ría tengo niños y se distinguir entre travesuras y maldad, y se que es difícil considerar que alguien tan pequeño pueda ser "malo", pero que quiere que le diga esa niña rompió el molde.
Es curioso observarla pues siempre se comporta como si tuviera mas edad de la que tiene, no se ensucia, no va a la plaza, siempre viste al tono, con sus dos colitas perfectamente equidistantes coronadas con un moño por lo general azul.
Ahora eso si, como le digo una cosa le digo la otra, también pobre nena, con la madre que tiene, no se puede esperar mucho mas, pocas veces salen juntas, disculpe, no vaya a creer que yo vivo pendiente de lo que hagan o dejen de hacer mis vecinas, bastante tengo yo con mantener a salvo de la barbarie a mis hijos.
Pero gran verdad esa que se dice vio…; esa que la plata no hace la felicidad, porque vive en la casa mas grande del barrio, y no hay que ser muy lucida para notar que también es la más moderna.
Sin embargo nadie se pregunta de donde salio la plata para semejante mansión, la nena aparentemente es huérfana de padre, porque ningún hombre pone un pie en su casa desde que tengo memoria.
Ahora eso si tienen una habilidad para el mutismo que da calambre, casi nunca habla ni siquiera entre ellas.
Pero el pianito se escucha todo el santo día, de vez en cuando dejan la cortina entreabierta, y veo a la niña con cara de hastío dale que dale con las teclitas. Cuatro veces por semana viene una mujer mayor que saluda con distancia después de dos horas se retira pero no obstante la niña sigue incólume ahí con el pianito. Disculpe no es mucho lo que tengo para contarle vio, porque son sumamente hurañas pero… podría correrse porque me falta baldear la vereda del lado donde usted se encuentra.
La mujer vio alejarse al hombre quien partió pensativo pero nunca golpeo la puerta de quien buscaba, mientras se enredaba entre elucubraciones cargadas de una total malicia.
Matilde amaba cantar más que cualquier cosa, pues era lo más parecido a una conversación que había tenido con su madre.
Su madre era recta y estricta con la educación el aspecto y la rutina. Todo a su tiempo en su lugar y armoniosamente.
La niña no era mala tan solo era impermeable a toda forma de dar o recibir amor. Tenía membranas que garantizaban perdurabilidad por años.
Ella concebía un acto de amor corregir una mala postura, exigir le resultaba mas sencillo, pero hay mi Dios habría que verla el primer día que la besaron era el acabose mezclado con un me gusta reprimido.
La sociedad establece parámetros deseados o preestablecidos de comportamiento o sentimientos “naturales” ante determinados acontecimientos, “hacerte señorita”, dar tu primer beso, tener relaciones sexuales por primera vez obviamente después de la anuencia de nuestro Señor, el vestido blanco, la fiesta, recién ahí podía contemplarse la idea de tener hijos.
Matilde no sentía nada de lo que se suponía era común, natural o debido sentir.
Al morir su madre no tuvo otra opción que acoplarse a estos mitos, o resignarse al destierro, pero para que mentirles Matilde era una actriz excepcional hasta que nació su hija Leticia, intrusa de rutinas diarias, avasalladora de noches, suciedad a destiempo, dulzura impostada.
Ella tomo sus cosas y opto por el destierro, creo que al irse como pocas veces en su vida sonrío aliviada.

Texto: Susurros
Fotografía: img54.imageshack.us/img54/7813/spa0010oe3.jpg

miércoles, 21 de octubre de 2009

Preguntas



¡Escríbeme qué llevas puesto! ¿Es cálido?

¡Escríbeme en qué duermes! ¿Es también blando?

¡Escríbeme qué aspecto tienes! ¿Sigue siendo el mismo?

¡Escríbeme qué echas de menos! ¿Mi brazo?

¡Escríbeme cómo te va! ¿Te respetan?

¡Escríbeme qué andan haciendo! ¿Tienes bastante valor?

¡Escríbeme qué haces tú! ¿Sigue siendo bueno?

¡Escríbeme en qué piensas! ¿En mí?

¡La verdad es que sólo tengo preguntas para ti!

¡Y espero con ansiedad la respuesta!

Cuando tú estás cansada, nada puedo llevarte.

Si pasas hambre, no puedo darte de comer.

Así que estoy como fuera del mundo,

perdido, como si te hubiese olvidado.

Bertolt Brecht

Fotografía: www.educared.org.ar/enfoco/recursos/cartas_pe...

sábado, 17 de octubre de 2009

Al mundo le falta un tornillo



Ha pasado el tiempo desde la creación de este tango, sin embargo tristemente aún conserva una vigencia absoluta.
Esperemos que de una vez por todas llegue el mecanico, y que cuando eso pase aun queden repuestos.
Lo comparto con ustedes.
Susurros de medianoche



Todo el mundo está en la estufa,
Triste, amargao y sin garufa,
neurasténico y cortao...
Se acabaron los robustos,
si hasta yo, que daba gusto,
¡cuatro kilos he bajao!
Hoy no hay guita ni de asalto
y el puchero está tan alto
que hay que usar el trampolín.
Si habrá crisis, bronca y hambre,
que el que compra diez de fiambre
hoy se morfa hasta el piolín.

Hoy se vive de prepo
y se duerme apurao.
Y la chiva hasta a Cristo
se la han afeitao...
Hoy se lleva a empeñar
al amigo más fiel,
nadie invita a morfar...
todo el mundo en el riel.
Al mundo le falta un tornillo
que venga un mecánico...
¿Pa' qué, che viejo?
Pa' ver si lo puede arreglar.

¿Qué sucede?... ¡mama mía!
Se cayó la estantería
o San Pedro abrió el portón.
La creación anda a las piñas
y de pura arrebatiña
apoliya sin colchón.
El ladrón es hoy decente
a la fuerza se ha hecho gente,
va no encuentra a quién robar.
Y el honrao se ha vuelto chorro
porque en su fiebre de ahorro
él se “afana” por guardar.
Al mundo le falta un tornillo,
que venga un mecánico.
pa' ver si lo puede arreglar.

Música: José María Aguilar
Letra: Enrique Cadícamo
Cantante: Julio Sosa

lunes, 12 de octubre de 2009

El indio se funde en el paisaje


Solo ante la tierra me arrodillo, solo ante la lanza que atraviesa maleza en busca de alimentos reconozco a mis hermanos, solo ante la piel rasgada puedo ver mi propio reflejo.
Ahora que nos lo han sacado todo, ahora que aun seguimos siendo colonizados, ahora que caminamos sin dominios, ahora que han matado nuestros cultos, y enterrado nuestras almas ¿se escuchara por fin el clamor, y la presión que solo siente el oprimido?.

Comparto con ustedes, este texto que por lo menos a mi me parece extraordinario.

En homenaje al digno e inmolado Jefe inca Tupac Amaru (1743-1781) uno de los principales reclamos revolucionarios quien siempre persiguió la devolución de los campesinos de las tierras usurpadas por la Conquista Española
"El indio se funde con el paisaje, se confunde con la barda blanca en que se apoya por la tarde, con la tierra obscura en que se entiende a mediodía, con el silencio que lo rodea. Se disimula tanto su humana singularidad que acaba por abolirla y se vuelve piedra, pirú, muro, silencio: espacio....La disimulación mimética...., es una de tantas manifestaciones de nuestro hermetismo. si el gesticulador acude al disfraz, los demás queremos pasar desapercibidos.En ambos casos ocultamos nuestro ser.Y a veces lo negamos.Recuerdo una tarde,como oyera un leve ruido en el cuarto vecino al mío, pregunté en voz alta : ¿Quien anda por ahí?". Y la voz de una criada recién llegada de su pueblo contestó: "No es nadie,señor, soy yo"


Octavio Paz (1914-1998)


Conf. El Peregrino en su patria -Historia y Política de México-, Obras Completas, edición del autor, t.8, FCE, México, 1996, p. 71

martes, 15 de septiembre de 2009

Serenata para la tierra de uno




























Porque me duele si me quedo
pero me muero si me voy.
Por todo y a pesar de todo
yo quiero vivir en vos.


Por tu decencia de vidala
y por tu escándalo de sol,
por tu verano con jazmines, mi amor,
yo quiero vivir en vos.


Porque el idioma de infancia
es un secreto entre los dos.
Porque le diste reparo al desarraigo
de mi corazón.
Por tus antiguas rebeldías
y por la edad de tu dolor,
por tu esperanza interminable,mi amor,
yo quiero vivir en vos.



Para sembrarte de guitarra,
para cuidarte en cada flor,
y odiar a los que te castigan, mi amor,
yo quiero vivir en vos.


Maria Elena Walsh

lunes, 10 de agosto de 2009

Al Mejor postor ¿cuanto vales?




La idea que descansa en esta entrada y las sucesivas, es tratar de comprender en base a un análisis de publicidades que a mi entender de una forma para nada casual dan un mensaje que interactúa y se interrelaciona claramente en un discurso preponderante en una sociedad de consumo.
Donde siempre presumí que estaban salvaguardados ciertos valores.
Aquellos que nunca antes parecieron tener precio, sin embargo hoy se ofrecen lastimosamente al mejor postor.
Claro esta que me gustaría conocer tu opinión



martes, 4 de agosto de 2009

lunes, 20 de julio de 2009

Feliz Día del amigo!

A todos los entrañables amigos que he conocido en este viaje, tan maravilloso como es la palabra, y tan libertaria al mismo tiempo, gracias por sus entrañable devoluciones que auspician nuevos viajes y futuros horizontes
¡Muy Feliz día del amigo!
Susurros


domingo, 19 de julio de 2009

Justicia

Ella conocía perfectamente el procedimiento legal, la ecuación inherente que entramaba la obligación del empleador así también como la del empleado.
Se sentó en bar algo angustiada pensando otra vez en bolsillos flacos, en nuevos caminos por recorrer, en discursos políticamente correctos y demás clichés, tomo su birome, pero cuando iba a redactar el telegrama …
Los escucho allí estaban ellos dos hombres “colegas”, justamente discutían los reclamos de empleados que según su argumentación, no hacían mas que reclamar lo absurdo, en lo que consideraban un abuso de derecho garantizado por una política netamente “a su legal saber y entender siempre beneficiosa al empleado”.
Ella dejo su birome y escuchaba absorta los intereses que parecían defender aquellos sujetos, el cambio del escenario la exponía y la colocaba del otro lado del mostrador.
Pensó en un principio primordial del derecho antes de juzgar, por lo que solo podía oír desde su asciendo “se es inocente hasta que se demuestre lo contrario”.
Estaban ofuscados y molestos tanto como ella, solo que a ellos les competía la tarea de encontrar argumentos para reducir costos, en tanto la búsqueda de empleo era el otro lado de la moneda, su moneda, (ella sabia perfectamente que este sentir que estaba corroído de por si una subjetividad manifiesta)
Miles de ideas se apoderaron de su mente en ese momento.
Porque le es sencillo enseñar a alumnos habidos de respuestas, valores tan álgidos como justicia. Cuestionar el verdadero valor operativo de las normas. Saber que existen zonas oscuras en la ley era algo de su pleno conocimiento, abusos del derecho, al igual que la inaplicabilidad de la normativa cuando hay en coaliciones disímiles de intereses.
Pero se esmeraba para encontrar argumentos en cada clase, pues considera, y tiene creo que aun la conserva la plena convicción, que el conocimiento de tales valores así también como sus puntos de inflexión, son imprescindibles, en los distintos roles que ocupen ya sea alumnos, ciudadanos, o futuros profesionales.
Transmuto el tiempo, hizo un cambio de peones y se vio sentada en un banco en la facultad solo que siendo alumna y volvió a cuestionar lo aprendido.
Volvió a tomar su birome redacto el telegrama
Ella aun concibe la justicia, solo se cuestiona el desafío de la interpretación integradora que los ratifica.

Texto: Susurros

jueves, 25 de junio de 2009

Bellisima cancion en tiempos de resignacion



Bronca cuando ríen satisfechos
al haber comprado sus derechos
Bronca cuando se hacen moralistas
y entran a correr a los artistas
Bronca cuando a plena luz del día
sacan a pasear su hipocresía
Bronca de la brava, de la mía,
bronca que se puede recitar
Para los que toman lo que es nuestro
con el guante de disimular
Para el que maneja los piolines
de la marioneta general
Para el que ha marcado las barajas
y recibe siempre la mejor
Con el as de espadas nos domina
y con el de bastos entra a dar y dar y dar
¡Marcha! Un, dos...
No puedo ver
tanta mentira organizada
sin responder con voz ronca
mi bronca
mi bronca
Bronca porque matan con descaro
pero nunca nada queda claro
Bronca porque roba el asaltante
pero también roba el comerciante
Bronca porque está prohibido todo
hasta lo que haré de cualquier modo
Bronca porque no se paga fianza
si nos encarcelan la esperanza
Los que mandan tienen este mundo
rRepodrido y dividido en dos
Culpa de su afán de conquistarse
por la fuerza o por la explotación
Bronca pues entonces cuando quieren
que me corte el pelo sin razón,
es mejor tener el pelo libre
que la libertad con fijador
¡Marcha! Un, dos...
No puedo ver
tanta mentira organizada
sin responder con voz ronca
mi bronca
mi bronca
Bronca sin fusiles y sin bombas
Bronca con los dos dedos en Ve
Bronca que también es esperanza
Marcha de la bronca y de la fe...

domingo, 21 de junio de 2009

Extracto del hombre y sus actitudes

Un gran maestro me regalo una frase que rezaba más o menos así: “hay autores que enturbian el agua para que parezca profunda”.
La apunte y llegue con la idea de retomar su encuentro, el que personalmente he disfrutado muchísimo. Como siempre están abiertas las puertas para el disenso


… “Para que surja la gloria el agradecimiento hacia uno debe perder todo pudor.
Hasta hoy lo más elocuente y convincente fue el redoble de un tambor. Mientras los reyes cuenten con él, proseguirán siendo los mejores oradores y agitadores del pueblo.
Un maestro de ceremonias actualizado no tendría que contemplaciones para con los príncipes reinantes, quizás diría que los ¡que los soberanos se ubiquen tras los advenedizos!
Una de las formas más pérfidas de dañar a alguien es defenderla adrede con los peores argumentos.
Un hombre puede actuar siempre con motivos inconfesables, pero se cuida de tener siempre razones confesables para llenarse a la boca con ellas.
Nuestros oídos están abiertos únicamente a las preguntas para las que podemos encontrar respuestas.
Lo que mas nos gusta compartir con los demás son los temas que guardan un ingrediente secreto.
Los que aplican los castigos tienen como explicación final que su actitud se orienta a su propio mejoramiento.
Quienes tienen un espíritu desconfiado suele expresado enfáticamente y hace que también se vuelvan enfáticos quienes los escuchan.
El testarudo defiende las causas de las cuales conoce los puntos flacos, pero lo hace por pura obstinación, aunque lo llame “fidelidad”.
El músico no va por la calle al son de la marcha militar, pero eso no significa que carezca de musicalidad, los que tienen oídos, oyen.
El idealista se niega la verdad a si mismo, el mentiroso solo hace ante los demás.
Si no creemos estar a la altura de algo difícil, no permitimos ni siquiera que se lo mencione en nuestra presencia.
Para el hombre es sumamente difícil entender las cosas en forma impersonal, es decir, ver en cada una de ellas una cosa, no una persona.

El advenedizo que desee fervientemente ser alguien, tiene que venerar hasta su propia sombra.
Si alguien quiere emerger limpio, aun de las condiciones más sucias, tiene que aprender a lavarse con agua salada si fuera necesario” …

Autor: Friedrich Nietzsche

sábado, 13 de junio de 2009

martes, 9 de junio de 2009

El Poder de Uno



Queridísimos amigos: Lamento mucho no haber podido encontrar una versión en castellano para que todos puedan comprender el significado de las palabras, tan importante para sustraer el significado de este film del año 1992.
“El poder de uno” habla del peso, la responsabilidad, y la felicidad que muchas veces esta en manos de unos pocos que detienen sus relojes ante la añoranza de conocimiento, vos, yo, él, nosotros, podemos transmutar el destino de miles de personas, la palabra regalada, la enseñanza, es una cadena infinita, que todo transforma y lo que hoy contemplas yerto mañana habrá germinado.
Los invito a que vean esta película conmovedora y realmente bella.
El poder de uno o The power of One.
Serán bienvenidas sus opiniones

Saludos Susurros

martes, 2 de junio de 2009

Non je ne regrette rien



No, no lamento nada

No! nada de nada,
No! no lamento nada
Ni el bien que me han hecho,
Ni el mal,
Todo eso me da igual!

No! nada de nada,
No! no lamento nada.
Está pagado, barrido, olvidado...
Me importa un bledo el pasado!

Con mis recuerdos
He encendido el fuego,
Mis penas, mis placeres…
Ya no los necesito!

Barridos los amores
Y todos sus temblores,
Barridos para siempre,
Vuelvo a empezar de cero.

No! nada de nada,
No! no lamento nada.
Ni el bien que me han hecho,
Ni el mal,
Todo eso me da igual!

No! nada de nada,
No! no lamento nada.
Porque mi vida,
Porque mis alegrías,
Hoy comienzan contigo... !

Edith Piaf

sábado, 30 de mayo de 2009

martes, 19 de mayo de 2009




Nunca me resulta sencillo despertar por las mañanas, pero hace un tiempo que descubrí que un café bien cargado, con unas gotas de ron, hace olvidar, todos y cada uno de los recuerdos que me pudieron atormentar la noche anterior.
Cada tanto deseo jamás despertar, pero hay agujas dictadoras que inclementes marcan la rutina y el rumbo hacia lo que para mí “es un nuevo día”.
No importa cuanto cueste, bien vale el sacrificio, me ducho con agua bien caliente, espero lo que sea necesario, mientras calienta el maldito calefón eléctrico.
Bendita poción, el vapor se fusiona con la esencia concentrada del Espadol llenando la habitación, como si eso se lo llevará todo; cepilllo mis dientes enérgicamente.
Rocio mi pelo con una colonia barata, discreta pero jamás berreta, poca pintura, ropa holgada completan mi vestuario.
Procuro no fumar por las mañanas, no quiero sentir sobre mi piel ni un solo olor que no sea propio.
Es mi manera de darle la bienvenida al “Dios RA”, las zapatillas son cómplices de mi salida silenciosa, libre transitó entre la multitud, me pierdo…, en la indiferencia de lo no cuestionado, sin prejuicios o miradas de desaprobación, soy tan solo una mas “ellos/as”, que se pierde entre edificios, hoteles de mala muerte, y hollín.
Las compras siempre las hago lejos de casa, saludo a la cajera, quien amablemente me responde con una sonrisa, quizás impuesta por su empleador, de todas formas a mí poco me importa.
Durante el día, soy feliz, poder sonreirle a la nena que me saluda alegremente sin que su madre, al observarme no sacuda su brazo como si hubiera visto a Satanás, reconcilio fantasmas.
Hace tiempo que resigne los deseos maternos, y en parte eso me carcome el alma.
Por eso me asegura de no sentir, nunca, por nada, ni nadie. Si hay un factor en vida que no es fluctuante es la plena convicción que tengo a quien soy.
Ni siquiera se si eso que late dentro de mí, es el corazón o simplemente el sonido de las agujas del reloj que marcan el trascender de mis días.
Las escasas cosas que disfruto duran poco; y se que indefectiblemente debo volver a esa pensión de mala muerte, que no es mucho más que una tapera repleta de gente indeseable, quizás tanto o más que yo.
Ahí comienza mi verdadera vida, como algo rápido, trato de dormir para que mis pensamientos no me perturben, aún sabiendo que indefectiblemente deberé despertar, y cuando eso suceda me será inevitable evadir esos sentimientos que me acorralaran.
Comienzo los preparativos y una lagrima se funde en mi rostro, noche tras noche, pero siempre antes de maquillarme.
Medias de red, zapatos taco aguja, una pollera que no deja nada a la imaginación, el pelo suelto, un rojo carmín delinea mis labios, como un payazo, dibuja la lagrima con la que sale a escena, los ojos delineados resaltando pupilas muertas, y el alma a cuestas.
No se porque, pero beso el crucifijo antes de salir, noche tras noche no puedo obviarlo.
Bajo las escaleras mientras de fondo algunos borrachos de mala muerte, vociferan desde sus habitaciones al sentir mis tacos.
Al cruzar la puerta ya soy otra, mis pies van al compás de mis caderas felinas, con un andar que dibuja figuras, cadencia, carácter y actitud.
Las reglas están claras, se encargaron de que no las olvide la primera vez que me pare en una esquina que ya tenía dueña.
Tres semanas tardaron en curar las heridas de mi rostro, pero ahora se como son los códigos, y guay… con que alguien pise mi zona, es increíble como uno aprende de los usos y costumbres, los hace tan propios.
Vayan a preguntarle a la nuevita como le deje la cara, todavía no se la ha vuelto a ver.
Al principio me sentía halagada que ante mi presencia pararan, como si fuera "La Cenicienta" esperando que alguien la lleve al baile…Que estupida!, la sensación me duro segundos.
Los grupos de adolescentes pasan diciéndome groserías queriéndome tocar como si por ser prostituta tuvieran derecho a juzgarme o manosearme.
Autos caros que tantas veces pararon solitarios, ahora pasan acompañados y miran con desaprobación tan patético escenario.
Hay días que me enfurezco, otros pienso quien tendrá una vida más miserable…
Me acostumbre a ser lo que quieran que sea por un precio, para ellos dinero, yo pagaba un poco mas “mi ser”, sin embargo…
A ellos parece no importarles, alguna que otra vez hubo quien me hablo con dulzura, y su piel parecía suave, y no aceite caliente que derrite mis entrañas.
La gente mayor que saca a sus perros a cagar en las veredas, o que simplemente pasa por ahí, después de una rigurosa inspección ocular, me largaba el ya conocido versito, era increíble, parecían sabérselo de memoria porque todos repetían el mismo: “Virgen Santa, como permiten estas cosas”.
Al principio me callaba, el tiempo y la experiencia, me dio agudeza, uñas afiladas, pero sobre todo poca paciencia, me comenzaron a irritar sus comentarios.
“¡Mierda, pensaba!”, era mi cuerpo, mi vida, mi elección, noche tras noche, que sabían ellos lo que yo debía padecer, como si me encantara estar parada en la esquina en pleno invierno en bolas esperando que alguien quiera comprarme por un rato, con su aliento nauseabundo, su esposa desleal, sus deseos reprimidos, sus odios, sus malos tratos, entre tantos dones.... Ser terapeuta tambien viene con la profesión, (aunque la consulta siempre es gratis).
Hasta que un día les conteste “¿Virgen? no, seguro!, pero por un precio módico puedo ser toda una Santa”.
En minutos llego la cana, pase toda la noche adentro. Al otro día el trabajo comenzó a la tarde, tenía que recuperar la guita, no me alcanza para pagar la pensión. Hay ciertos lujos que no podemos darnos.
De tarde todo es diferente las miradas te despedazan.
Me resultaba curioso lo fácil que le es cuestionar mi vida, sin saber, cual es verdadero precio que yo pago y pagare el resto de mi vida.
Pero, ¿cual es el de ellos? …
Que tienen una mujer en la casa que lo llama al celular, y otra en la cama.
El de la que hace el amor con un marido/novio/ concubino sin amarlo solo porque es de buena posición.
O esta aquel que hace el amor porque les toca, no se aman, pero “tienen hijos”,¿como van a separarse?, (hagamosnos mierda ,pero en familia), no se sienten, no se rozan, no ríen, no comparten sus días, no se acuerdan de que es amar.
Están también aquellos que va a un boliche/bar etc. le regalan un beso a cualquiera y se van juntos ¿quizás hagan el amor? o ¿sea quizás sea tan solo puro sexo?.
Probablemente hagan lo mismo que yo, solo que socialmente aceptado.
Pero hay algo que sin importar de la forma que se mire, tiene el mismo color entregarse a otro nunca, nunca es gratis.





Esmeralda
Derechos Intelectuales Reservados

lunes, 18 de mayo de 2009

El comienzo de mi historia









Sin quererlo Juan, salvo a mi madre de mas de una forma, pues le había hablado de ella a sus amigos, que a menudo la saludaban por la ventana, ella en un principio era hosca y los ignoraba cual Princesa esperando la carroza, pues era conciente que esa noche por culpa de ellos no vería a Juan. El les contó cual era la realidad de su vecinita “presuntuosa” y harapienta. Ella los termino queriendo mediante algún que otro soborno, manjares poco comunes, en un mundo de ratones a la espera de ser trasformados en carroza. Con el tiempo no solo los saludaba sino que ya los reconocía por nombre.
El día que huyo una amiga de Juan la rescato y su realidad volvio a transmutarse, se habia convertido en una bella adolescente con capacidad de crear y recrear, se mudaba a menudo, estaba poco tiempo en un lugar fijo, en batallas que no comprendía, pero que traian resabios a ausencias, a sangre y un dolor interminable. De historias desconocidas Perón, Videla, Democracia, Golpe de Estado, Derechos Humanos ¿que era eso?. Su única causa siempre fue Juan, recuerda, que a alguno de los nuevos, no les agradaba su presencia la miraban con desconfianza, “esta pendeja no tiene nada que hacer acá, no esta comprometida con la causa y nos puede joder a todos, y si bien Juan era un tipazo, estaba pidiendo ser chupado, tener la foto del “Che”, en la pared, porque no te pones un cartel con luces de neon que diga: Revolucionario aquí”.
Una de las chicas le había regalado ropa y se veía linda. El tiempo paso y apareció una dulce complicidad con Marcos un joven que le enseño que su cuerpo tiene mas dones que el llevar ropa bonita, Marcos a diferencia de mi madre vivia por la causa.
La primera vez que le regalo una flor del aire (o panadero como solían decirle), hizo una reverencia picarezca y “le dijo para Usted, mi bella Princesa” , eso pareció alcanzar, poco tiempo compartieron, y como la flor, el aire soplo y Marcos también se fue una noche y jamás volvió.
Pero mi madre ya no estaba sola, su vientre abrigaba más que sus angustias.
Marcos era un gran líder, y lo único que escucho mi madre fue “si canta no van a tardar en llegar hay que cambiar el destino ya”.
En ese momento supo que Marcos tampoco volvería, y que ese ya no era su rumbo.
Tomo su ropa su lata con sus pesos ley, agradeció el hospedaje, y emprendió viaje…
Tenia 24 años cuando el mundo era solitaria, inmensa, y embriagadoramente suyo, no conocía mucho, el aire aun estaba viciado, pero habia zumbidos lejanos de cambios. Mientras caminaba veia carteles nuevos, ya no se veian calcomonias que dijeran "Los Argentinos, somos Derechos y Humanos" , ahora la leyenda era otra "¡Las Malvinas son Argentinas!.
Si algo habia aprendiendido de pequeña era a racionarlo todo, el amor, el dolor, el hambre, la tristeza. Tenía dinero, pero sabia que le duraría poco sino conseguía trabajo.
Supo que la acompañaba desde temprano, pues tenía vómitos frecuentes, y solía marearse, aunque estaba de 3 meses apenas si se le notaba.
Desde que supo que estaba en su vientre, lo acariciaba a menudo, cantaba aquella canción que una vez escucho en la panza de su madre, mientras en susurros repetía : “ Alma, vos vas a ser la más bella Princesa, iras a todos los bailes, no necesitarás esperar Hadas Madrinas, yo me encargare de eso".
Tomo su bolso, fue hasta la estación de Morón, saco boleto y por primera vez tomo un tren Sarmiento, había escuchado alguna vez... "Dios esta en todos lados, pero atiende en Capital”.
Bajo con paso temeroso, pero mirada segura, cruzo la Plaza de Once y consiguió una pensión en el barrio, era económica, no le importaba compartir el baño, su único requisito es que tuviera ventana.
Tenía a una adorable mujer en la habitación de al lado que en seguida vio a Alma, acaricio la panza a mi madre, creo que le dio ternura, en seguida agrego "cuando necesites algo, solo golpea". Quien diría que años más tarde sería quien me cuidaría mientras esperaba ansiosa la llegada de mi mamá.
Era tan flaca que no notaron el embarazo y la tomaron en un bar de moza, el dueño era un sudoroso, viejo mal oliente mezcla de transpiración, naftalina y con hedor de alcohol y tabaco, que mi madre aborrecía. Desde el primer día que llego le gusto mi madre, según comentan “era como la rubia Mirella se daban vuelta pa’ verla bailar”, solo que ella no bailaba y era Morocha.
Cuando nací, no hubo flores, ni ositos, pero mi madre me parió con tanto dolor como amor, lloro como su madre, pero ella de emoción, pidió verme enseguida y dijo "no me equivoque eres y serás mi Alma".
Me dejaba en un jardín maternal casi todo el día, luego me pasaba a buscar me daba la leche, y la señora de al lado me cuidaba; ella volvía al bar, el dueño le pagaba algo más si trabajaba por las noches.
En casa no abundaba la comida, ni teníamos nada lujoso tan solo una radio, que mi madre compro usada a un vecino,luego de ahorrar varios años, era tan feliz con tan poquito.
Había una sola cama, así que me leía noche tras noche Cenicienta, prendía la radio, escuchamos dos temas y a dormir, decía.
Nunca tuve muchos amigos, si bien era una escuela pública, yo siempre tenía algo menos, un papá ausente, una mamá que nunca podía venir a verme en los actos, ni a la reunión de padres, la ropa era casi consecutiva, se usaba hasta que se ensuciara, un solo guardapolvo, nunca llevaba golosinas, entonces no me convidaban, no tenia soga, ni elástico. Así que me sentaba con mi librito viejo y lleno de marquitas y esperaba que sean las doce para que llegara la hora del comedor.
Un martes no vino a dormir después del trabajo, yo estaba terminando la primaria, y los miércoles a la mañana tenía expresión corporal, como disfrutaba esas clases, la música sonaba y era quien mi mamá deseo tanto, sentía que bailábamos juntas. La profesora era bailarina clásica, le dijo que tenia grandes aptitudes, si estudiaba, mi madre estaba feliz de oírlo pero sabía que a duras penas, tenía cuaderno, “hace la letra chiquita, así dura más me decía”.
Vino el miércoles, subió corriendo borracha las escaleras, yo la mire con todo el odio del mundo era tarde ya para ir a la escuela, estaba asustada, tuve miedo toda la noche, ¿y si no vuelve…?,¿ y si le paso algo…. ?
Cuando llego su aspecto era irreconocible, la ropa desarreglada, y ese olor (que hoy me acecha), yo estaba preocupada nunca me había dejado sola.
Al crecer cuando llegaba del cole a la tarde saludaba de pasada a la vecina, y me iba a mi pieza tenía que ordenar, preparar la comida, esa noche ,había quedado intacta en la mesa.
Si bien siempre fui sola al colegio, mi madre nunca había faltado en las noches. Como no llegaba seguí la rutina por ahí viene antes para no perdérselo, pensé, leí el cuento, escuche dos temas apague la radio, y me senté en el borde de la cama, la oscuridad lo invadía todo, con los ojos abiertos en estado de alerta como los gatos, sin sacarle la mirada de la puerta, así la encontré, me miro y ninguna de las dos bajo la vista, ella observo la habitación, y revoleó los platos por el aire, “¡no comiste pendenja de mierda!, ¿que pensas que yo me rompo el lomo laburando para que vos no comas?",y cayo al piso sin dejar de llorar, quise acercarme y me empujo con fuerza contra la pared, vio el libro de la cenicienta en la cama y lo rompió en mil pedazos, y dejas de leer libros de mierda, “ la vida no es así, apréndelo de una buena vez pendeja, ¿entendiste?, ¿entendiste?” repetía una y otra vez, no me salían las palabras, no sabía quien era esa mujer, se acerco me miro con odio, y ese olor a naftalina y traspiración me invadió el cuerpo, “¿Porque mierda la Cenicienta no solo no come sino, falta al colegio?”. Yo estaba impávida, muda... “movete mierda”, yo seguía cual estatua, me puso el guardapolvo a la fuerza por más que le decía que era tarde, me zamarreo y baje los escalones en el aire del empujon que medio.
Me llevo al colegio, me dejo en el aula frente a mi maestra y todos mis compañeros y se fue.
Jamás había experimentado esa sensación mezcla de odio, vergüenza, rencor, de ahí en más siempre fui la hija de la borracha, para todos mis compañeros.
Cuando volví me estaba esperando, ni me acerque siquiera, no le hable, ni comí. La mire una sola vez con todo el odio del mundo, ella me mantuvo la mirada que jamás volvió a ser la de antes, “preferís eso esta bien”, esa noche tome mi almohada y dormí en el piso, la escuche llorar…. pensé en ir y abrazarla y decirle no importa ma… “el cuento me lo se de memoria, si querés te lo cuento yo…”, pero mi mirada también sería otra desde esa noche y para siempre.
Termine en 7mo grado con problemas de conducta, "mi vieja era lo que quieran, pero era mi vieja", a más de uno le partí la boca y más de uno me dejo el ojo morado .
La llamarón varias veces pero jamás fue al colegio.
Después de ese día, nunca dormia em la pensión por las noches, hablábamos lo justo y necesario, cuando no dormía, aunque nunca más me golpeo, borracha solía insultarme, y contarme su vida, de Juan, de su abuela, despues me miraba y era cronológico siempre venía el mismo versito....“pero que sabes vos lo que es morir, estando viva”…
Al terminar 7mo Grado la profesora preparo conmigo, “El lago de los cines”, me había dado ropa de bailarina, tenía hasta coronita, fue una de las ultimas veces que le hable a mi madre, para pedirle que venga verme.
La espere sentada , ahí como el resto de las madres, orgullosas y anchas en primera fila, pero no estaba...
Salí a bailar como si me llevara la fuerza del viento y pudiera volar lejos, hasta que en un momento la vi detrás de la puerta mirándome, no se animo a entrar por más que la llame, lo único que recuerdo fue que me tiro un beso envuelto en lagrimas y se fue.
Nunca empecé la secundaria, mi madre dejo este mundo, cuando tenia 24 años, se había vuelto prostituta después que el tipo del bar la había violado ese día que no llego a dormir.
Noto que su belleza redituaba y ganaba más en forma independiente que trabajando para un tipo de mierda, que además quería regentearla,( tiempo después me entere que era muy conocida aparentemente), la cirrosis la termino de consumir, segun ella comfeso: murió el día que se convirtió en el reflejo de todo aquello que aborreció ,cuando traiciono la Promesa que le hizo a Juan, pero sobre todas las cosas cuando descuido su “Alma”.
Desde ese día herede su mirada, su fama, su porte, su parada. Mi Alma, se fue con ella a partir de ese momento y para todos fui Jacky. Mi legado fue una madre a quien ame y me amo todo lo que su corazón resistió.
Tiempo después descubrí una caja que me dejo, tenía mi nombre en la parte superior, al abrirla encontré sus tesoros: la foto que mi madre guarda de mi abuela, una lata vieja, un crucifijo, una foto de “Juan”, un libro del “Che Guevara”, y envuelto en papel de regalo con un gran moño y una tarjeta que decía: “Para mi Alma, mi luz, el sentido de mi vida, perdón” lo abrí, y ahí estaba el libro de la Cenicienta y una coronita de Princesa, se me cayo de las manos, junto con mi cuerpo, que lloro hasta quedar seca, desde ese día y para siempre.

Esmeralda
Derechos Intelectuales Reservados
Artista Plástica Gisela Arredes
Derechos Intelectuales Reservados

EL COMIENZO DE LA HISTORIA DE MI MADRE I





"No hay vida, que no tenga resabios de nuestros antecepasados, yo a mi padre no lo conoci, pero hoy a 1 año de muerte de mi madre, he decidido redactar en primera persona, tal como ella me lo conto hace algun tiempo atras...
el momento que cambio su vida, de una vez y para siempre "


No se vayan a creer que mi vida siempre fue igual, alguna vez hace tiempo, tenía casita propia, algo convulsionada pero gratis y calentita, el seno de mi madre, definitivamente fue mi mejor habitación…
Tendrían que haberle visto su cara, cuando se entero que ya no estaría sola, que ahora seriamos dos, su emoción fue tan grande que fumo hasta el ultimo día, consumió, heroína, crack, y vodka en mi honor!...
Busco todas las formas habidas y conocidas para verme antes, estaba tan feliz que saltaba como alocada. Nunca se caracterizo por ser muy amable pero le llevaba los sifones al vecino del cuarto, elegía las pisadas de una pequeña y endeble escalera caracol, tratando de acertar cual era la que estaba más floja.
Pobre mi mami (pensaba)… creía que no aguantaba la soledad, que moría por abrazarme y tenerme sobre su pecho con premura.
No era la típica embarazada, con su panza grande, rara vez comía así que desde embrión creo que compartimos el hambre.
Recuerdo su voz y la de varios hombres, pero los últimos meses recuerdo uno en particular acariciaba suave la panza, y me ponía música.
Dicen que los bebes no perciben tanto, y mil veces me han dicho que fabulo, así que paso a ser de esas historias que reservo en mi memoria para esas noches largas y frías…
Y llego el día, era todo un acontecimiento, había globos que llenaban la habitación, ositos de peluche de varios colores, nunca quiso saber mi sexo, así que había variedad, (por si las moscas), se sentía el perfume de fresias y jazmines, el día que yo nací, (siempre quise imaginarlo así).
Lo cierto es que esa noche mi llanto al salir de su vientre se confundió con el de madre, en ese momento las enfermeras creyeron que era de alegría, una de ellas me tomo en sus brazos y con instinto maternal me acerco a su pecho, ella tan solo me observo de reojo, se cubrió con la sabana, murmuro “su nombre será Jacqueline”.
Pocos meses pasaron hasta que termine por conocer a quien aparentemente era mi “abuela”, quien se encargo con obstinación y ahínco de reafirmar, por si me quedaba alguna duda que mis ideas neonatales, no eran producto de mi imaginación.
Apenas tuve uso de razón me recordaba día tras día, que mi madre era una puta, drogadicta, y borracha, que si tenía ropa, techo y comida era porque ella se había encargado de mí.
Jamás volví a ver a mi madre, de ella solo tengo una foto de cuando era chica que le robe a mi “cuida cárcel”.
Desde pequeña entendí que nada era gratis, el sustento había que ganárselo. Desde los cinco años, comencé a frecuentar lugares de mala muerte, morada de gente sin presente, y un pasado que mejor no recordar, a veces me quedaba detras de puertas de casas desconocidas, observando la ventana por horas, esperando que la noche pase inclemente, jugando apuestas con la luna.
Cuando volvíamos me zamarreaba el brazo, le desagradaba e incomodaba mi presencia, cuando llegábamos se tiraba a dormir sin antes darme las indicaciones de mis tareas, lava, limpia, barre, plancha, “maldita plancha a carbón”, las veces que me habré quemado, “vieja de mierda rezongaba”, pero para mis adentros, si me escuchaba el moretón me duraba semanas, y como ya tenía varios precedentes aprendí que el silencio es cobarde y desgarrador, pero duele menos.
Siempre fue zorra, para el barrio, su imagen siempre fue la de la abnegada mujer que se había hecho cargo de su nieta, que mantenía planchando por encargo, ya que no le alcanzaba con la magra pensión de su esposo, sin embargo nunca me dejaba salir, no sabia nada del mundo exterior.
Ni bien alcance el nivel de la mesa lo primero que me enseño, fue a planchar.
Esos eran mis días y mis noches, ella dormía después de una tarea ajetreada, que gracias a Dios, como ya era más grande, no me llevaba consigo, pero se encargaba de tener la certeza de dejarme encerrada bajo llave y por si fuera poco, una cadena con un candado, no porque me quiera, no se vayan a creer, era chica pero el aire estaba pesado, se escuchaban ruidos raros por las noches, gritos llantos, cohetes… no se, además la vieja estaba haciendo un flor de negocio conmigo, cuando se despertaba no quería ni contemplarme, así que me mandaba a dormir un rato “anda, que después te quejas que te duele la espalda”, me acostaba, ella me miraba de reojo, yo dormía placidamente. Pero un día la resaca era tal que ni se acordó de mí, ese día le saque la ficha, tenía una lata en una alacena alta donde guardaba la guita. Lo mantuve en la memoria y lo único que constataba es que no cambiara el lugar.
Recuerdo que teníamos un vecino era joven, soltero, no se a que se dedicaba pero amaba la música, en la oscuridad disfrutaba de ese momento el mejor momento de mi día, solía bailar mientras planchaba, el silencio le dejaba espacio a mi imaginación (maravilloso Don de la niñez), jamás había visto una pero yo soñaba que era bailarina, era libre, y feliz esas noches.
Hasta que un día la música comenzó a sonar y al oír los primeros acordes creí escuchar ese tema, que alguien por primera vez puso en la panza de mi madre, corrí para agarrar el banquito arrimarlo a la ventana, me asome maravillada y exaltada, estaba ilusionada pensé que había venido a rescatarme, nada menos y nada mas que mi mamá.
Pero pronto descubrí que la imaginación y los cuentos con finales felices eran parte de la historia de otros, pero jamás seria la mía, en el suceder de mis días solo había ropa para planchar, aunque ahora con electricidad mediante….
Comer dependía del destino, y se había hecho tradición para mí, hasta las tripas se habían acostumbrado, solía engañarlas con mate, bendito sea.
Con el pasar del tiempo mi vecino noto que lo observaba, y creo sintió pena de mí, así que esperaba la huida de la arpía y se acercaba a la ventana, al principio venia y escuchábamos bellas canciones, escuchaba un poco de todo, yo le mostraba mis dotes de bailarina improvisada, el sonreía, y me decía “te augura un gran futuro”, y me acariciaba la cabeza, fue el único hombre bueno que conocí en mi vida.
Era diferente a los demás, tenia un dibujo en su pared de alguien con una boina, un habano, yo pensaba que era su padre.
Algunas noches y sigilosamente se juntaba mucha gente en su casa, hablaban, discutían y luego terminaban riendo.
Sabia que esas noches no podía hacerme compañía, pero ponía la música fuerte, yo pensaba que lo hacia por mi, y como lo que quería por eso, asomaba su cabeza, me guiñaba un ojo cómplice, cerraba la ventana y me murmura “nos vemos mañana”.
Un día vino y me dijo señorita no hay bailarina, que no sepa leer y escribir,( resulto ser maestro de una escuelita pobretona), y así transformo mis noches.
No podía bajar la cantidad de ropa planchada, la vieja ya me había calculado los tiempos, jamás en vida planche tan rápido.
Recuerdo que cuando venia con sus cuadernitos, solía decirme “eres muy lista sabias aprendes sumamente rápido”, pero lo decía serio, “podrás hacer de tu vida algo extraordinario”, pobre si hoy me viera!
Cuando el llegaba yo estaba lista, me gustaba su compañía, era el único que me decía Princesa y casi siempre me traía un sándwich de milanesa y un alfajor guaymayen, ese día no tomaba mate, tenia que tener la panza lista para tan delicioso manjar .
Uy…… cuando aprendí a leer y a escribir y entendí el significado de ser una "Princesa", me sentía linda así flacucha y harapienta, con la cara siempre mugrienta, y las manos llena de cicatrices de viejas quemadoras.
Ya era mas grande además ahora era “Princesa”, así que o dominaba la plancha o me quedaba sin magia, deberían verme, otra que la Cenicienta (recuerdo cuando leí ese libro por primera vez) ¿y donde esta mi Hada Madrina? , lo interrogue molesta, se paro se presento, y dijo “aquí es que ya no quedaban mas mujeres”, ¿eso te incomoda?, me reí, lo mire fijo y le pregunte “ ¿vos me vas a llevar al baile, así tan solo sea hasta las doce?, claro me respondió, pero dentro de unos años, eres demasiado bonita y no quiero que encuentres un Príncipe y me abandones. Jamás, jamás, te abandonare, Juan, (así se llamaba) lo abrace fuerte y creo que fue la primera vez que lo dije, no podría abandonarte, “porque yo te quiero”.
Me hizo upa, había encontrado la forma de escabullirme por la ventana, me acaricio la cabeza, me dio un beso en la mejilla, se acerco a mi oído, y me dijo susurrando, pero con voz firme, no importe que pase “eres bella e inteligente, la resistencia te forjo, jamás dejes de luchar por tus sueños”.
Después de esa noche, las reuniones en la casa de Juan, se hicieron mas frecuentes. Paso menos de un mes, no me pregunten porque, pero se me puso la piel de gallina, y una sensación atemorizante me sucumbió el cuerpo, luego de eso se escucho la frenada de un auto, el ruido de cohetes, de vidrios, no se era confuso, todo era caos, me di cuenta que era en la casa de Juan, abrí raudamente la ventana, él me vio, me guiño un ojo, sonrió, luego se puso serio, con un gesto casi imperceptible me hizo un seña de que cerrará la ventana, lo obedecí, pero observaba entre las hendijas, varios hombres, lo tomaron del pelo, parecían hombres comunes de buen vestir escuche que le habían preguntado por el retrato del padre, no se que respondió pero lo golpearon y le dieron vuelta la casa, no paraban de pegarle.
Yo ya era adolescente y no cabía por la ventana, el candado no cedía, y la puerta estaba con llave, lo sabia pero no obstante tiraba con fuerza de ella, pero no podía salir, recuerdo que lloraba, sin entender que pasaba.
Cuando me volví a asomar por la ventana, vi como se llevaban a Juan en un auto, su casa quedo abierta y destruida.
Esa noche no planche, llore hasta quedarme seca, tirada contra una pared, nada de lo que había amado en el mundo pude retenerlo.
Se abrió la puerta, sabia que era ella el olor a alcohol inundo la habitación, me miro
y me dijo “porque lloras pendeja pelotuda”, ¿Qué le pasó a Juan?, le pregunte, vinieron unos hombres le pegaron por el dibujo de su padre, lo metieron a un auto y se lo llevaron.
Todavía recuerdo esa risa sarcástica, malvada y aguda, “mira que sos estupida, no era la foto del padre, era el Che Guevara” lo que tenia dibujado en la pared, ignorante!, y que se lo llevaran fue lo mejor que nos pudo pasar, ese tipo no era mas que un agitador, terrorista, un flaco de mierda.
Pocas veces la ira se apodero de mi de esa manera, ¿un tipo de mierda?, no te atrevas siquiera a pensarlo “vieja estupida”, me miro asombrada, ni lo pensé, la empuje y la golpee en la cara, no se de donde saque la fuerza, creo que la ingesta de alcohol me ayudo para que cayera redonda al piso, tome la lata con la guita, la poca ropa que tenía, la foto de mi madre, y solo corrí, a las dos cuadras volví, mientras no paraba de refregar mis ojos ya púrpuras de tantas lagrimas, deje el temor de lado, súbitamente vinieron a mi cabeza las palabras de Juan.
Al irme había dejado la puerta entreabierta, entre de nuevo, pero era otra, ya no era un gatito asustado que habían recogido de las calle, era grande, era fuerte, mi mirada se transformo a partir de ese día.
Cuando volví, mis ojos revelaba quien sería de aquí en más y para siempre, tome las llaves y el candado, mire su patética cara por ultima vez, y la escupí, era una pantera embravecida, después de años de encierro en una jaula de mala muerte.
Trabe la ventana, cerré la puerta con llave, puse la cadena y el candado. Y me fui a la casa de Juan, tome una de sus fotos, algo de lo poco que había quedado, mire con detenimiento, el dibujo de quien para mi siempre será su padre, porque si el lo había plasmado en su pared, tenía que ser especial, en un cajón había un crucifijo (en el momento no supe que era, solo lo tome porque era de él).
Había sangre en el piso, lo bese, esperando que apareciera, para llevarme al baile.
Así deje atrás mi niñez, mi adolescencia, mi inocencia… no sabia el camino que me faltaba por recorrer.
Por primera vez luz, pero todavía ignoraba, que por más garras que tuviera, afuera solo había un circo más grande, con guardia cárceles aun más sádicos y macabros…


Continuara...

Esmeralda
Derechos Intelectuales Reservados
Fotografia: Por Esmeralda (autor desconocido)



No puede mirar la luna
sin calcular
la distancia

No puede mirar
un árbol
sin calcular la leña

No puede mirar
un cuadro
sin calcular
el precio

No puede mirar
un menú
sin calcular
las calorías

No puede mirar
a un hombre
sin calcular
las ventajas

No puede mirar
una mujer
sin calcular
el riesgo.

Eduardo Galeano.

miércoles, 13 de mayo de 2009

La tortuga Gigante




Había una vez un hombre que vivía en Buenos Aires, y estaba muy contento porque era un hombre sano y trabajador. Pero un día se enfermó, y los médicos le dijeron que solamente yéndose al campo podría curarse. Él no quería ir, porque tenía hermanos chicos a quienes daba de comer; y se enfermaba cada día más. Hasta que un amigo suyo, que era director del Zoológico, le dijo un día:

—Usted es amigo mío, y es un hombre bueno y trabajador. Por eso quiero que se vaya a vivir al monte, a hace mucho ejercicio al aire libre para curarse. Y como usted tiene mucha puntería con la escopeta, cace bichos del monte para traerme los cueros, y yo le daré plata adelantada para que sus hermanitos puedan comer bien.

El hombre enfermo aceptó, y se fue a vivir al monte, lejos, más lejos que Misiones todavía. Hacía allá mucho calor, y eso le hacía bien.

Vivía solo en el bosque, y él mismo se cocinaba. Comía pájaros y bichos del monte, que cazaba con la escopeta, y después comía frutos. Dormía bajo los árboles, y cuando hacía mal tiempo construía en cinco minutos una ramada con hojas de palmera, y allí pasaba sentado y fumando, muy contento en medio del bosque que bramaba con el viento y la lluvia.

Había hecho un atado con los cueros de los animales, y lo llevaba al hombro. Había también agarrado vivas muchas víboras venenosas, y las llevaba dentro de un gran mate, porque allá hay mates tan grandes como una lata de kerosene.

El hombre tenía otra vez buen color, estaba fuerte y tenía apetito. Precisamente un día que tenía mucha hambre, porque hacía dos días que no cazaba nada, vio a la orilla de una gran laguna un tigre enorme que quería comer una tortuga, y la ponía parada de canto para meter dentro una pata y sacar la carne con las uñas. Al ver al hombre el tigre lanzó un rugido espantoso y se lanzó de un salto sobre él. Pero el cazador, que tenía una gran puntería, le apuntó entre los dos ojos, y le rompió la cabeza. Después le sacó el cuero, tan grande que él solo podría servir de alfombra para un cuarto.

—Ahora —se dijo el hombre—, voy a comer tortuga, que es una carne muy rica.

Pero cuando se acercó a la tortuga, vio que estaba ya herida, y tenía la cabeza casi separada del cuello, y la cabeza colgaba casi de dos o tres hilos de carne.

A pesar del hambre que sentía, el hombre tuvo lástima de la pobre tortuga, y la llevó arrastrando con una soga hasta su ramada y le vendó la cabeza con tiras de género que sacó de su camisa, porque no tenía más que una sola camisa, y no tenía trapos. La había llevado arrastrando porque la tortuga era inmensa, tan alta como una silla, y pesaba como un hombre.

La tortuga quedó arrimada a un rincón, y allí pasó días y días sin moverse.

El hombre la curaba todos los días, y después le daba golpecitos con la mano sobre el lomo.

La tortuga sanó por fin. Pero entonces fue el hombre quien se enfermó. Tuvo fiebre, y le dolía todo el cuerpo.

Después no pudo levantarse más. La fiebre aumentaba siempre, y la garganta le quemaba de tanta sed. El hombre comprendió entonces que estaba gravemente enfermo, y habló en voz alta, aunque estaba solo, porque tenía mucha fiebre.

—Voy a morir —dijo el hombre—. Estoy solo, ya no puedo levantarme más, y no tengo quien me dé agua, siquiera. Voy a morir aquí de hambre y de sed.

Y al poco rato la fiebre subió más aún, y perdió el conocimiento.

Pero la tortuga lo había oído, y entendió lo que el cazador decía. Y ella pensó entonces:

—El hombre no me comió la otra vez, aunque tenía mucha hambre, y me curó. Yo le voy a curar a él ahora.

Fue entonces a la laguna, buscó una cáscara de tortuga chiquita, y después de limpiarla bien con arena y ceniza la llenó de agua y le dio de beber al hombre, que estaba tendido sobre su manta y se moría de sed. Se puso a buscar enseguida raíces ricas y yuyitos tiernos, que le llevó al hombre para que comiera. El hombre comía sin darse cuenta de quién le daba la comida, porque tenía delirio con la fiebre y no conocía a nadie.

Todas las mañanas, la tortuga recorría el monte buscando raíces cada vez más ricas para darle al hombre, y sentía no poder subirse a los árboles para llevarle frutas.

El cazador comió así días y días sin saber quién le daba la comida, y un día recobró el conocimiento. Miró a todos lados, y vio que estaba solo, pues allí no había más que él y la tortuga, que era un animal. Y dijo otra vez en voz alta:

—Estoy solo en el bosque, la fiebre va a volver de nuevo, y voy a morir aquí, porque solamente en Buenos Aires hay remedios para curarme. Pero nunca podré ir, y voy a morir aquí.

Pero también esta vez la tortuga lo había oído, y se dijo:

—Si queda aquí en el monte se va a morir, porque no hay remedios, y tengo que llevarlo a Buenos Aires.

Dicho esto, cortó enredaderas finas y fuertes, que son como piolas, acostó con mucho cuidado al hombre encima de su lomo, y lo sujetó bien con las enredaderas para que no se cayese. Hizo muchas pruebas para acomodar bien la escopeta, los cueros y el mate con víboras, y al fin consiguió lo que quería, sin molestar al cazador, y emprendió entonces el viaje.

La tortuga, cargada así, caminó, caminó y caminó de día y de noche. Atravesó montes, campos, cruzó a nado ríos de una legua de ancho, y atravesó pantanos en que quedaba casi enterrada, siempre con el hombre moribundo encima. Después de ocho o diez horas de caminar, se detenía, deshacía los nudos, y acostaba al hombre con mucho cuidado, en un lugar donde hubiera pasto bien seco.

Iba entonces a buscar agua y raíces tiernas, y le daba al hombre enfermo. Ella comía también, aunque estaba tan cansada que prefería dormir.

A veces tenía que caminar al sol; y como era verano, el cazador tenía tanta fiebre que deliraba y se moría de sed. Gritaba: ¡agua!, ¡agua!, a cada rato. Y cada vez la tortuga tenía que darle de beber.

Así anduvo días y días, semana tras semana. Cada vez estaban más cerca de Buenos Aires, pero también cada día la tortuga se iba debilitando, cada día tenía menos fuerza, aunque ella no se quejaba. A veces se quedaba tendida, completamente sin fuerzas, y el hombre recobraba a medias el conocimiento. Y decía, en voz alta:

—Voy a morir, estoy cada vez más enfermo, y sólo en Buenos Aires me podría curar. Pero voy a morir aquí, solo, en el monte.

Él creía que estaba siempre en la ramada, porque no se daba cuenta de nada. La tortuga se levantaba entonces, y emprendía de nuevo el camino.

Pero llegó un día, un atardecer, en que la pobre tortuga no pudo más. Había llegado al límite de sus fuerzas, y no podía más. No había comido desde hacía una semana para llegar más pronto. No tenía más fuerza para nada.

Cuando cayó del todo la noche, vio una luz lejana en el horizonte, un resplandor que iluminaba el cielo, y no supo qué era. Se sentía cada vez más débil, y cerró entonces los ojos para morir junto con el cazador, pensando con tristeza que no había podido salvar al hombre que había sido bueno con ella.

Y sin embargo, estaba ya en Buenos Aires, y ella no lo sabía. Aquella luz que veía en el cielo era el resplandor de la ciudad, e iba a morir cuando estaba ya al fin de su heroico viaje.

Pero un ratón de la ciudad —posiblemente el ratoncito Pérez— encontró a los dos viajeros moribundos.

—¡Qué tortuga! —dijo el ratón—. Nunca he visto una tortuga tan grande. ¿Y eso que llevas en el lomo, qué es? ¿Es leña?

—No —le respondió con tristeza la tortuga—. Es un hombre.

—¿Y adónde vas con ese hombre? —añadió el curioso ratón.

—Voy... voy... Quería ir a Buenos Aires —respondió la pobre tortuga en una voz tan baja que apenas se oía—. Pero vamos a morir aquí, porque nunca llegaré...

—¡Ah, zonza, zonza! —dijo riendo el ratoncito—. ¡Nunca vi una tortuga más zonza! ¡Si ya has llegado a Buenos Aires! Esa luz que ves allá, es Buenos Aires.

Al oír esto, la tortuga se sintió con una fuerza inmensa, porque aún tenía tiempo de salvar al cazador, y emprendió la marcha.

Y cuando era de madrugada todavía, el director del Jardín Zoológico vio llegar a una tortuga embarrada y sumamente flaca, que traía acostado en su lomo y atado con enredaderas, para que no se cayera, a un hombre que se estaba muriendo. El director reconoció a su amigo, y él mismo fue corriendo a buscar remedios, con los que el cazador se curó enseguida.

Cuando el cazador supo cómo lo había salvado la tortuga, cómo había hecho un viaje de trescientas leguas para que tomara remedios, no quiso separarse más de ella. Y como él no podía tenerla en su casa, que era muy chica, el director del Zoológico se comprometió a tenerla en el Jardín, y a cuidarla como si fuera su propia hija.

Y así pasó. La tortuga, feliz y contenta con el cariño que le tienen, pasea por todo el jardín, y es la misma gran tortuga que vemos todos los días comiendo el pastito alrededor de las jaulas de los monos.

Horacio Quiroga

martes, 12 de mayo de 2009

Tréboles de cuatro hojas




Tréboles de cuatro hojas

No me tengas más piedad
no me gustan los piadosos
ya no creo en las galas de los dioses.
Solo ocupo algún lugar
pongo a prueba mi confianza
y defiendo sin dudar a los que amo.

Yo aprendí a vivir
sin tréboles de cuatro hojas
yo aprendí a vivir
sin tréboles de cuatro hojas.

que difícil respirar
entre el humo y el catarro
la cabeza no descansa ni un segundo.
Una vuelta y otra más

Este amor no se acomoda
no podría practicar otro exorcismo.

Silvina Garre

viernes, 24 de abril de 2009

Ellos



Es tan sencillo como que entiendas lo que te pido
Es tan complejo como comprender lo que necesitas
Es tan simple como pretender sentirte cerca...
cuando el horizonte no es claro.
Es tan lioso como darte un abrigo...
cuando detentas piel de gallina
Es tan natural como esperar un beso apasionado...
que no haya aletargado el tiempo.
Es tan espinoso como decirte te amo...
como el primer día.
Es tan claro mi deseo...
que no comprendo tus indecisiones silenciosas
Es tan confuso como exteriorizar deseos...
que mueren en creencias de “tu deberías”
Es tan común deambular creyendo creencias...
pero de vez en cuando necesito certezas
Es tan difícil responder preguntas que hablan de los dos...
en la misma oración hasta el final del cuento.
Lo cierto es como bien dice la canción
“las viejas discusiones, se van perdiendo entre las razones”.
Y nada es “Tan”, cuando hablamos de “Nosotros”

Texto: Susurros de Medianoche
Fotografía: www.peiac.org/.../SERVICIOS/pareja%20amor.jpg

lunes, 13 de abril de 2009

martes, 7 de abril de 2009

Detras del cristal de los años



Hubo un día no hace mucho tiempo atrás en el que soñábamos cambiar el mundo, hubo un tiempo no muy lejano en que teníamos la plena convicción del que sistema no podía vencernos, hubo un tiempo en que creíamos que nuestras utopías no eran inalcanzables.
Hubo un tiempo en el que sentíamos que luchar por nuestros ideales valía la pena.
¿Que nos paso amigos?
Será que crecimos, (¿tenían razón, era cuestión de tiempo tan solo?), no se estoy tratando de buscar razones, pero lo cierto es que no consigo, ninguna me parece valedera, sustancial.
Nos habremos convertido en grandes repetidores, en observadores lejanos de la realidad somos acaso ahora meros teóricos, aquellos que siempre criticamos, ¿dejaron de importarnos las luchas? ¿Que paso con las utopías? ¿Cuando se transformaron en inalcanzables?, pero la puta, como no van a serlo si ya no vamos siquiera por ellas.
Si, si soy consciente que tuvimos varios de esos cachetazos que te sacuden trayéndote a la realidad, creíamos y admiramos a ese profesor que nos enseñaba de una manera sublime el derecho constitucional, y después nos enteramos que tal referente termino en cana después de violar todos y cada uno de ellos, tragicómico eh?
Pero mas allá de todas nuestras grandilocuentes excusas, los índices de desocupación, de deserción escolar, el hambre, la desigualdad, la discriminación, la impotencia, la desidia, comenzaron a ser moneda corriente y por una estúpida razón nos acostumbramos a ella.
Sin embargo se nos escucha a menudo proclamar teorías utópicas, de aquellos que se animaron a llevarlas a cavo, creyendo que con solo eso estamos a salvo de la burocracia, de la ilegalidad, del fascismo, del autoritarismo.
No se amigos pero a mi la verdad me esta haciendo ruido la conciencia y cada vez me cuesta mas mirarme en el espejo, quiero ser coherente con lo que pregono y sobre todo con lo que siento. Como diría un cantautor:- Para morir joven ya estamos viejos, pero todavía estamos a tiempo para demostrar que estamos vivos.
Ya no quiero ser una espectadora mientras en Salta se vende un Parque Nacional, que era propiedad de una Tribu Aborigen, no quiero observar pasivamente como le queman sus tierras para poder desalojarlos. Que loco, no? aun así y pese a todo, ellos resistieron.
No quiero la teoría, ya no!, Me resultan obsoletos todos los instrumentos nacionales e internacionales, si la respuesta es que no podemos hacer nada, si su operatividad no es exigible.
Ya no me sirve de nada saber que 1 de 4 chicos que me cruce si voy caminando por Soldatti y Lugano nunca va a poder siquiera pisar un Colegio, se torna inoperante el conocimiento que solo se queda en índice.
¿Cuánto es demasiado?, cuantos chicos necesitamos que mueran de hambre, cuantos chicos aspirando poxiram, o matándose lentamente con paco, debemos ver, cuantas madres de 15 años con HIV necesitamos para determinar que no solo es necesaria sino imperante la educación sexual en las escuelas, y la entrega (real) de medios anticonceptivos, no es ya suficiente saber que el 23% de la población no sabe leer y escribir?
Hay varias repuestas que hoy se escuchan, y que no quisiera repetir, yo no puedo cambiar el mundo; le corresponde al Estado para eso yo pago los impuestos; no trabaja el que no quiere, y claro, si a mi me dan un plan trabajar por no hacer nada…. Sin embargo lloramos al ver una imagen de una nena en un grado alarmante de desnutrición, cuando no elegimos cambiar de canal porque nos hace mal ver eso a la hora de la cena, imagen que probablemente sea olvidada por el chisme de la mañana siguiente. Intentémoslo ¿si? volvamos a correr, con la sonrisa cómplice como cuando niños, tratando de que vuele todavía aquel viejo barrilete que tan feliz nos hacia, enmendemos aquellos viejos agujeros, que permitían que se interpusiera el viento y se escurrieran ideas y sueños. Vamos por lo que éramos, o simplemente aceptemos que crecimos pero sin olvidar quien queríamos ser! "Carta Abierta a viejos amigos hace algunos años atrás.

Texto: Susurros de medianoche
Derechos Intelectuales Reservados

martes, 31 de marzo de 2009

EL BREVE AMOR





Con qué tersa dulzura
me levanta del lecho en que soñaba
profundas plantaciones perfumadas,
me pasea los dedos por la piel y me dibuja
en le espacio, en vilo, hasta que el beso
se posa curvo y recurrente
para que a fuego lento empiece
la danza cadenciosa de la hoguera
tejiédose en ráfagas, en hélices,
ir y venir de un huracán de humo-
(¿Por qué, después,
lo que queda de mí
es sólo un anegarse entre las cenizas
sin un adiós, sin nada más que el gesto
de liberar las manos ?)

Autor: Julio Cortazar
Fotografía:1.bp.blogspot.com/.../s400/casablanca.jpg

jueves, 26 de marzo de 2009

Para hacer un retrato de un pájaro




Pintar primero una jaula
con la puerta abierta
pintar después algo bonito
algo simple, algo bello,
algo útil para el pájaro.
Apoyar después la tela contra un árbol
En un jardín en un soto
o en un bosque esconderse tras el árbol
Sin decir nada, sin moverse
A veces el pájaro llega enseguida
Pero puede tardar años
antes de decidirse.
No hay que desanimarse
Hay que esperar
Esperar si es necesario durante años
La celeridad o la tardanza
En la llegada del pájaro
No tiene nada que ver
Con la calidad del cuadro.
Cuando el pájaro llega, si llega
observar el más profundo silencio
esperar que el pájaro entre en la jaula
y una vez que haya entrado
cerrar suavemente la puerta con el pincel.

Después borrar uno a uno todos los barrotes
cuidando de no tocar ninguna pluma del pájaro.

Hacer acto seguido, el retrato del árbol,
escogiendo la rama más bella para el pájaro,
Pintar también el verde follaje
Y la frescura del viento,
El polvillo del sol
y el ruido de los bichos de la hierva en el calor estival
y después esperar
que el pájaro se decida a cantar.

Si el pájaro no canta, mala señal,
Señal de que el cuadro es malo,
Pero si canta es buena señal,
Señal de que podéis firmar.
Entonces arrancadle delicadamente
una pluma al pájaro
Y escribid vuestro nombre
En un ángulo del cuadro.

Jacques Prévért

martes, 24 de marzo de 2009

A 33 AÑOS DEL GOLPE DE ESTADO



EN NOMBRE DE MÁS DE 30.000 DESPARECIDOS HONREMOS LA VIDA CON DIGNIDAD!

SUSURROS

domingo, 22 de marzo de 2009

Tus Pies


Cuando no puedo mirar tu cara
miro tus pies.


Tus pies de hueso arqueado,
tus pequeños pies duros.


Yo sé que te sostienen,
y que tu dulce peso
sobre ellos se levanta.


Tu cintura y tus pechos,
la duplicada púrpura
de tus pezones,
la caja de tus ojos
que recién han volado,
tu ancha boca de fruta,
tu cabellera roja,
pequeña torre mía.


Pero no amo tus pies
sino porque anduvieron
sobre la tierra y sobre
el viento y sobre el agua,
hasta que me encontraron.

Autor: Pablo Neruda

Fotografía: www.mundofotos.net/foto/negro_blanco/670046/piesblanco-y-negro - 16k -

jueves, 19 de marzo de 2009

AUSENCIA


Habré de levantar la vasta vida

que aún ahora es tu espejo:

cada mañana habré de reconstruirla.

Desde que te alejaste,

cuántos lugares se han tornado vanos

y sin sentido, iguales

a luces en el día.

Tardes que fueron nicho de tu imagen,

músicas en que siempre me aguardabas,

palabras de aquel tiempo,

yo tendré que quebrarlas con mis manos.

¿En qué hondonada esconderé mi alma

para que no vea tu ausencia

que como un sol terrible, sin ocaso,

brilla definitiva y despiadada?

Tu ausencia me rodea

como la cuerda a la garganta,

el mar al que se hunde.


Autor: Jorge Luis Borges
Fotografía: blogs.que.es/.../2008/8/21/cama-libre-la-soledad

miércoles, 18 de marzo de 2009

FRENTE AL MAR




Oh mar, enorme mar, corazón fiero
De ritmo desigual, corazón malo,
Yo soy más blanda que ese pobre palo
Que se pudre en tus ondas prisionero.

Oh mar, dame tu cólera tremenda,
Yo me pasé la vida perdonando,
Porque entendía, mar, yo me fui dando:
"Piedad, piedad para el que más ofenda".

Vulgaridad, vulgaridad me acosa.
Ah, me han comprado la ciudad y el hombre.
Hazme tener tu cólera sin nombre:
Ya me fatiga esta misión de rosa.

¿Ves al vulgar? Ese vulgar me apena,
Me falta el aire y donde falta quedo,
Quisiera no entender, pero no puedo:
Es la vulgaridad que me envenena.

Me empobrecí porque entender abruma,
Me empobrecí porque entender sofoca,
¡Bendecida la fuerza de la roca!
Yo tengo el corazón como la espuma.

Mar, yo soñaba ser como tú eres,
Allá en las tardes que la vida mía
Bajo las horas cálidas se abría...
Ah, yo soñaba ser como tú eres.

Mírame aquí, pequeña, miserable,
Todo dolor me vence, todo sueño;
Mar, dame, dame el inefable empeño
De tornarme soberbia, inalcanzable.


Poemas de Alfonsina Storni

Fotografía:img383.imageshack.us/img383/9890/mareluamy4.jpg

domingo, 15 de marzo de 2009

TU MIRADA


Me miraste a los ojos, penetrando,

en lo más profundo de mi alma.

El cristal azul de tus pupilas,

me mostraba, mi imagen reflejada.


Me miraste y pediste temblorosa

que un te amo, saliera de mis labios,

pero ellos ya no tienen más palabras

pues los golpes de la vida los han cerrado.


Me miraste y tu pelo se erizaba,

y una gota redonda en tu pupila

que brotó, de un corazón roto

y cayó recorriendo tu mejilla.


Me miraste y tu rostro empapado

me exigía una palabra, una respuesta,

y mentí diciéndote te amo

por ganar de tu cara una sonrisa.


Versión de Leandro Wolfson


Autor: What Whitman

Fotografía: www.andaluciaimagen.com/fotos-miradas-p1m40a0in0I0IA0.htm - 50k -

viernes, 13 de marzo de 2009

Poema 20 Alejandra Pizarnik


dice que no sabe del miedo de la muerte del amor
dice que tiene miedo de la muerte del amor
dice que el amor es muerte es miedo
dice que la muerte es miedo es amor
dice que no sabe


a Laure Bataillon
de Árbol de Diana, 1962
Fotografía: www.fotonatura.org/.../usr15392/11916952Al.jpg

lunes, 9 de marzo de 2009

Se amable





Siempre nos piden

que entendamos

el punto de vista de los demás

no importa cuán

estúpido o

aburrido

sea.


Te piden que veas

su fatal error

sus vidas malgastadas

con amabilidad,

especialmente si son

viejos.


Pero la vejez es el total

de nuestros actos

ellos envejecieron mal

porque vivieron

mal,

rehusaron ver.


¿No es su responsabilidad?


¿De quién es?

¿mía?


Me piden que no les diga

lo que pienso

por miedo de su

miedo.


La vejez no es un crimen.


Pero la vergüenza de una vida

deliberadamente

malgastada


entre tantas vidas

deliberadamente

malgastadas.


Si lo es.


Texto: 100 Poemas Charles Bukowski

martes, 3 de marzo de 2009

EDITORIAL

Comparten mis susurros

Los que aun escuchan a los grillos,
cobijados en monumentales estandartes de cementos...
Los que no temen a la lluvia, y hacen propia la ira de la sudestada...
Los que dan la mano sin resabios...
Los que regalan palabras sin correctores...
Los que muestran con orgullo los cayos de sus manos ...
Los que no van tras respuestas universales...

Comparten mis susurros

Los que no niegan su esencia
aún en tiempos de bastos interrogantes...
Los que se saben perdidos pero no derrotados...
Los que no cuadran en los requisitos del clasificado...
Los que no se contentan con las rutinarias visitas medico...
Los que no siempre ganan de mano...
Los que no dilapidan sus días bufando...
Los mediadores de intersecciones varias...

Comparten mis susurros

Los que aun dibujan y repatrían colores,
por mas que sus obras no obtengan el primer puesto...
Los que crean y recrean sin seguir los designios
del mecenas de turno....
Los que no están sujetos a realidades cromáticas
que revelan distancias desde un lente Kodak
y haciendo uso del photoshop...
Los que se asumen imperfectos
y encuentran en ello la belleza misma de miles preguntas
por ser respondidas...
Los que no depusieron armas en la primer derrota
ni en las subsiguientes después del triunfo....

Comparten mis susurros

Quienes no publicitan “alma en venta”,
en época de bolsillos flacos, y conciencia en fuga...
Quienes todavía piden cartas,
y se animan a seguir jugando...
Quienes apuestan a lo perdido
en un mercado que expulsa y señala...

Comparten mis Susurros

Los que aun se saben niños...
Los que cantan por las calles sin soporte técnico...
Los que trazan escritos al ritmo de sus latidos...
Los que aun escuchan mas allá de su propia voz...
Los cuestionadores...
Los marginados...
Los soñadores en callejones sin salida...


Texto: Susurros de medianoche