domingo, 25 de octubre de 2009

Viaje sensorial a la infancia







Basado en la obra De Profesión maternal.
Autora:Griselda Gambaro

Usted me pregunta por Matilde, si la conozco es aquella niña rubia y de tes blanca, esa, la que va ahí, alta y delgada, que camina llevándose el mundo por delante, esa es. No me juzgue de mala manera, yo le cuento solo porque usted me ha preguntado si la conozco y déjeme decirle algo, aunque me vaya al mismísimo infierno, esa nena (se persigna), así como la ve a punto de quebrarse cual muñequita de nácar es mala. No se ría tengo niños y se distinguir entre travesuras y maldad, y se que es difícil considerar que alguien tan pequeño pueda ser "malo", pero que quiere que le diga esa niña rompió el molde.
Es curioso observarla pues siempre se comporta como si tuviera mas edad de la que tiene, no se ensucia, no va a la plaza, siempre viste al tono, con sus dos colitas perfectamente equidistantes coronadas con un moño por lo general azul.
Ahora eso si, como le digo una cosa le digo la otra, también pobre nena, con la madre que tiene, no se puede esperar mucho mas, pocas veces salen juntas, disculpe, no vaya a creer que yo vivo pendiente de lo que hagan o dejen de hacer mis vecinas, bastante tengo yo con mantener a salvo de la barbarie a mis hijos.
Pero gran verdad esa que se dice vio…; esa que la plata no hace la felicidad, porque vive en la casa mas grande del barrio, y no hay que ser muy lucida para notar que también es la más moderna.
Sin embargo nadie se pregunta de donde salio la plata para semejante mansión, la nena aparentemente es huérfana de padre, porque ningún hombre pone un pie en su casa desde que tengo memoria.
Ahora eso si tienen una habilidad para el mutismo que da calambre, casi nunca habla ni siquiera entre ellas.
Pero el pianito se escucha todo el santo día, de vez en cuando dejan la cortina entreabierta, y veo a la niña con cara de hastío dale que dale con las teclitas. Cuatro veces por semana viene una mujer mayor que saluda con distancia después de dos horas se retira pero no obstante la niña sigue incólume ahí con el pianito. Disculpe no es mucho lo que tengo para contarle vio, porque son sumamente hurañas pero… podría correrse porque me falta baldear la vereda del lado donde usted se encuentra.
La mujer vio alejarse al hombre quien partió pensativo pero nunca golpeo la puerta de quien buscaba, mientras se enredaba entre elucubraciones cargadas de una total malicia.
Matilde amaba cantar más que cualquier cosa, pues era lo más parecido a una conversación que había tenido con su madre.
Su madre era recta y estricta con la educación el aspecto y la rutina. Todo a su tiempo en su lugar y armoniosamente.
La niña no era mala tan solo era impermeable a toda forma de dar o recibir amor. Tenía membranas que garantizaban perdurabilidad por años.
Ella concebía un acto de amor corregir una mala postura, exigir le resultaba mas sencillo, pero hay mi Dios habría que verla el primer día que la besaron era el acabose mezclado con un me gusta reprimido.
La sociedad establece parámetros deseados o preestablecidos de comportamiento o sentimientos “naturales” ante determinados acontecimientos, “hacerte señorita”, dar tu primer beso, tener relaciones sexuales por primera vez obviamente después de la anuencia de nuestro Señor, el vestido blanco, la fiesta, recién ahí podía contemplarse la idea de tener hijos.
Matilde no sentía nada de lo que se suponía era común, natural o debido sentir.
Al morir su madre no tuvo otra opción que acoplarse a estos mitos, o resignarse al destierro, pero para que mentirles Matilde era una actriz excepcional hasta que nació su hija Leticia, intrusa de rutinas diarias, avasalladora de noches, suciedad a destiempo, dulzura impostada.
Ella tomo sus cosas y opto por el destierro, creo que al irse como pocas veces en su vida sonrío aliviada.

Texto: Susurros
Fotografía: img54.imageshack.us/img54/7813/spa0010oe3.jpg

8 comentarios:

eduprecidente (con c ) dijo...

Hola, Susurros me paso que confundí a Matilde con Matilda, y Marta con ambas y de todas hago un berenjenal, bueno pero poniendo las cosas en claro soy capas de distinguir a Matilde, pero en esta narración, más que Matilde se ve la mirada del otro, que habla sobre una mascara que supone que es Matilde, es el personaje que nunca aparece, y sin embargo de el se habla todo el tiempo, eso muy propio de los barrios, proyectar la vida de uno en los otros, pero la señora que limpia no tiene nombre, solo es Matilde la que es nombrada, y la que es representada , Matilde es el teatro, es la ficción de los otros, en el cuento es el único personaje verdadero, es el que primero deja de actuar, para la escritora el barrio representa una ficción en donde todos son espectadores y a la ves actores y actúan en función de un personaje, pero no su propia vida, por eso cuando Matilde deja de actuar, deja el barrio, y con ella se termina la obra, ¿será por eso que sonríe aliviada? .
Besos, Susurros.
Edu

Carnets dijo...

Tu escritura es expresiva, pintas con colores vivos, trazo rápido, entre impresionista y fauve. Si acaso las palabras fluyen como un torrente tan caudaloso que me dejan un poco sin aliento, suplicando algo de sosiego, un respiro, un punto o una coma. Son resabios de clasicismo de un lector quizás en exceso tradicional. Vi Tropa de élite y dejé una nota. Muy interesante.
Un abrazo.

Marisol dijo...

Somos sólo el reflejo de lo aprendido en casa. Un abrazo.

Gise dijo...

hola!! que bonito quedo el blog, con la nueva presentacion!! me gusto mucho =) quien sera, la que lo hizo jiji.
Un beso enormeeee!!
poniendome al dia con el blog veras, besotess

Esmeralda dijo...

EDU: NO QUIERO QUE GAMBARO ME MATE, PERO LA VERDAD ES QUE PARA INTERPRETAR UN PERSONAJE DEBES TRATAR DE ENTENDER PORQUE LLEGA A COMPORTARSE DE UNA DETERMINADA MANERA.
LO CIERTO ES QUE EN AMBOS VIAJES Y PIEZAS SENSORIALES LOS PERSONAJES SE LLAMAN DE LA MISMA FORMA.
HICISTE DE TODA FORMA UNA MARAVILLOSA INTERPRETACION DE LO QUE QUISE RETRATAR.

BESO ENORME SUSURROS

Esmeralda dijo...

Carnets: Debo reconocer que no es que tú seas un lector con exceso de tradicionalismo, sino que quien le responde tiene la mala costumbre de escribir como habla y no deja madurar lo suficiente el texto o releerlo. Hecho que estamos tratando de solucionar antes que alguien muera de asfixia. Vi tu comentario sobre tropa de elite y quiero compartir un pedacito exacto del guión pues me interesa tu punto vista y yo continuamente aprendo y me nutre de la mirada del otro, pero aún no he tenido tiempo. Ahora que estoy en cama voy a aprovechar.

Abrazo Susurros

Esmeralda dijo...

Marisol: Mi querida amiga que siempre me deja sus saludos berlineses sin duda somos producto de lo sembrado.

Besos inmensos Susurros

Esmeralda dijo...

Gise: Gracias por tan enorme regalo pues no solo me regalaste ese cuadro que tanto me gustaba sino que me permitiste que sea la portada de susurros.
Mi sol de medianoche, mi artista preferida.

Te amo hermana mía
Susurros